“El acoso escolar es una conducta reprobable y denunciable, no una cosa de chicos”

acoso escolar

Imagen de una campaña contra el acoso en los centros escolares

  • El proyecto de la AMPA del IES Pilar Lorengar junto a Stop Bullying recibe este año un impulso de los presupuestos participativos y trabaja con 700 estudiantes y padres contra el acoso

  • La masificación en el instituto hace indispensable una labor constante por la convivencia: “Poner los medios no va a impedir el problema, pero debemos concienciarnos y trabajar los valores”


Uno de los proyectos mejor dotados en los presupuestos participativos que la junta de distrito del Rabal aprobó hace algunas semanas es el programa contra el acoso escolar del IES Pilar Lorengar. Lo organiza el AMPA del centro, con la coordinación y asesoramiento de Stop Bullying, y con el impulso económico de este año pretende llegar este año a casi 700 chavales y sus familias.

“El objetivo es educar y concienciar en que el acoso en la escuela no es una cosa de chicos: que es algo reprobable y que, cuanto más pronto trabajemos en esa dirección, mejor”. Lo define José Carlos Barón, padre y miembro del AMPA, que trabaja codo con codo con el centro en los Programas de Convivencia que desarrolla el Pilar Lorengar.

“Es un centro que trabaja mucho en este sentido, desde su Departamento de Orientación, que es muy fuerte en personal y programas”. El motivo que hace necesaria esa estructura y el desarrollo de programas como el del acoso escolar es la masificación. “Hace mucho que pedimos otro instituto en este barrio, pero la administración se olvida. Éste no es ni mucho menos un centro conflictivo, al contrario, pero cada vez hay más chicos y chicas y los problemas de convivencia crecen por mero número”.

Imagen de una charla con padres en el Pilar Lorengar, el curso pasado

Una de las charlas con padres el curso pasado en el Pilar Lorengar

Jóvenes y familias

Las cifras dan una idea de los volúmenes a los que se refiere José Carlos Barón: unos 900 chavales estudian en el Pilar Lorengar; más de 200 padres y 110 profesores llegan cada año nuevos al centro; más de 600 familias están asociadas al AMPA… “Todos necesitan conocer los mecanismos y herramientas de las que disponen, por eso el trabajo es constante y necesario”.

Por eso, este programa de acoso escolar trabajará con nada menos que hasta 699 chicos y chicas, de 1º a 4º curso de la ESO. Y también con sus padres. El programa –diseñado por Stop Bullying- incluye charlas y talleres para las familias. Esta parte del programa va a arrancar en noviembre. Y después habrá recordatorios a lo largo del año.

Además, este es un proyecto que trasciende el IES Pilar Lorengar y que quiere acoger a toda la ciudadanía: “Nuestra intención es trasladarlo al barrio, a través de la Junta de Distrito, para que todos los padres que quieran puedan tomar parte en él”.

Con los chicos y chicas que estudian en el centro, el programa lo estructura el logopeda integrado en el departamento de orientación del centro. “Dado que todas las actividades han de llevarse a cabo en horas lectivas –explica José Carlos Barón- él es la persona que se hace cargo de programar esa formación, determinar las horas, clases y fechas adecuadas”.

Los talleres en los que trabajan los chavales duran una hora o, como máximo, hora y media: “Se trata de no agotarlos para que sean eficaces”. Después, dentro de su Plan de Convivencia, el propio instituto se encargará de diseñar un calendario de charlas y recordatorios a lo largo del año, para que esa formación tenga continuidad.

Asesoramiento y pautas

¿Cómo reconocer el acoso escolar? José Carlos Barón aporta una definición: “El acoso escolar es todo tipo de maltrato, físico o psicológico o verbal, y con una continuidad en el tiempo”.  Del tiempo dependen las secuelas, subraya. Las nuevas tecnologías han ampliado, por desgracia, el alcance de estos abusos: “Antes el acoso se circunscribía a las horas de colegio: ahora puede prolongarse las 24 horas a través de los dispositivos móviles o las redes sociales”.

Imagen de una campaña de Stop Bullying

Imagen de una campaña de Stop Bullying contra el acoso

Barón apunta que los padres deben estar atentos a síntomas que les revelen que puede haber un caso. Recomienda acudir a una organización como Stop Bullying, donde encontrará asesoramiento y pautas para reconocer y afrontar un problema. Como principio general, dice, “debemos alimentar y cuidar la confianza mutua”.

Son aspectos que trabajan en sus talleres y charlas. Y una línea que define como básica: la concienciación de los chicos en valores. “Nuestro trabajo siempre hay que dirigirlo a la inteligencia emocional de los jóvenes: que sepan que estos comportamientos no son correctos y que se pueden denunciar. En nuestra vida actual, a veces la reprobación social ha caído en el olvido, pero es importante”, subraya José Carlos Barón.

Después, se monitorizan los resultados, a través de indicadores que revelen conflictos en las aulas y el entorno escolar. “Poner los medios no va a impedir que el problema exista, pero es algo que debemos trabajar y en el Pilar Lorengar los padres que están asociados al AMPA están concienciados de ello”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + 1 =